Qué es el benchmarking y qué ventajas tiene para los negocios 

12 min de lectura
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

¿Cómo ciertas empresas se mantienen a la vanguardia de su industria y continúan siendo relevantes en un mercado en constante evolución?

➡️ La respuesta puede ser más sencilla de lo que imaginas: el benchmarking.

En Dinamiza Digital, sabemos que para triunfar en el mundo empresarial, es esencial aprender de los líderes del sector.

Prepárate para descubrir cómo el benchmarking puede transformar tu enfoque empresarial y hacer crecer tu negocio como nunca antes.

Qué es el benchmarking

¿Qué significa realmente esa palabra tan usada en el mundo empresarial: benchmarking? ¿Te suena a algo técnico y complicado?

👇 Aquí te lo explicamos de forma clara y sencilla:

Benchmarking, o «comparación de procesos», es una técnica utilizada por empresas de todo el mundo para elevar el rendimiento y la competitividad.
Se logra al analizar y comparar los procesos y resultados de tu empresa con los de otras compañías -líderes, o no tanto,- en tu sector.

¿El objetivo? Identificar las mejores prácticas y adoptarlas para alcanzar la excelencia operativa.

Además, algo de lo que poco se habla, es que hacer benchmarking es parte integral del proceso efectivo de fijación de precios en tu productos o servicios.

Es, literalmente, echar un vistazo a la tienda de tu vecino. Solo que en marketing lo hacemos de forma profesional 😉.

Como dijo Peter Drucker, el reconocido gurú del management: «Lo que no se mide, no se puede mejorar». Y así sabemos que el benchmarking en el ámbito empresarial no es más que la cinta con la que medimos y comparamos nuestros procesos con los de otras empresas para optimizar.

⭐ Recuerda: Las oportunidades de crecimiento están a ojo del buen espectador.

¿Cuáles son las ventajas del benchmarking?

¿El benchmarking es copiar lo que hacen tus competidores? Definitivamente NO.

Considera estas cinco ventajas del benchmarking y cambiarás la forma en que ves esta práctica empresarial:

✅ Recalibras tu estrategia digital: El benchmarking te permite una visión más objetiva de tus acciones en relación tus objetivos comerciales al evaluar mejores prácticas en tu industria, permitiéndote tomar decisiones más acertadas y orientadas al futuro.

✅ Cultura organizacional centrada en la optimización: Adoptar el benchmarking es abrazar la posibilidad de innovación y adaptabilidad en todos los niveles de tu organización.

✅ Más que mantener el ritmo, logras superarlo: Si sabes lo que otros hacen bien, y cuáles son las innovaciones de la industria, puedes acelerar el crecimiento de tu empresa y superar a la competencia.

✅ Fidelización de clientes incrementada: ¿Les ofreces un mejor producto y experiencia? Obtienes más confianza, lealtad y publicidad boca a boca.

✅ Adaptabilidad a entornos cambiantes: Diríamos que es la ventaja más valiosa del benchmarking, estamos en la era de la evolución constante, así que esta práctica te dota con la perspectiva necesaria para adaptarte rápidamente a los cambios del mercado y mantener tu ventaja competitiva.

En resumen, 

Ahora que cuentas con razones de sobra para hacer benchmarking, avancemos en su clasificación ¡Hay mucho que te sorprenderá!

Tipos de benchmarking: ¿Cuál es el adecuado para tu empresa?

Antes de adentrarte de lleno en el benchmarking y comenzar a comparar tu empresa con otras 👀, es elemental que selecciones el enfoque adecuado para tu negocio.

Es como cualquier otro proceso significativo de tu empresa, requiere una evaluación o sinceramiento de tus objetivos y necesidades.

A base de ello seleccionas el tipo de benchmarking correcto para obtener información relevante y catapultar tus resultados de empresa.

Y como existen diversos tipos de benchmarking, cada uno con sus propias fortalezas y aplicaciones, a continuación, te los presentamos:

➡️ Benchmarking interno

Venimos planteando que el benchmarking se trata de dar una mirada hacia afuera, pero qué tal si te dijéramos que existe una categoría en la que más bien te encargas de dar una mirada precisa y estratégica a tus propios procesos y resultados.

Entre los factores más destacados a verificar, estaría el de mantener concordancia entre las necesidades del mercado y la propuesta de valor de tu negocio.

👀 OJO: Al aplicar benchmarking interno, debes cuidarte de ser especialmente objetivo, no caer en complacencias y siempre innovar para no caer en una perspectiva monótona.

➡️ Benchmarking funcional

Es hora de mirar más allá y explorar cómo otras empresas, aunque no sean directamente competidoras, están abordando los desafíos de manera efectiva.

¿Por qué limitarnos a aprender solo de empresas similares a la nuestra cuando podemos obtener ideas frescas y perspectivas innovadoras de industrias completamente diferentes?

Áreas clave a considerar:

  1. Estrategias de marketing
  2. Procesos operativos
  3. Innovación tecnológica
  4. Experiencia del cliente
  5. Gestión de talento
  6. Desarrollo de productos
  7. Servicio al cliente

👀 Sin embargo, ¡ojo! No se trata simplemente de “copiar lo que otros hacen”. Debemos analizar críticamente y adaptar estas ideas a nuestra realidad empresarial.

Mantengamos la mente abierta, pero seamos selectivos en nuestra elección de prácticas a seguir.

➡️ Benchmarking competitivo

¿Sientes que tu competencia te está pisando los talones? ¿Te gustaría conocer sus secretos y estrategias para superarlos? Entonces el benchmarking competitivo será tu carta estrella.

Este tipo de benchmarking es un cara a cara con tus principales competidores, permitiéndote analizar sus estrategias, sus puntos fuertes y débiles.

🏆 ¿Qué significa esto para ti? Una ventaja competitiva como ninguna otra.

Porque ¿Qué pasa si identificas las estrategias que realmente funcionan en tu industria? Descubrir oportunidades para superarlos.

👀 Cuidado: No te pierdas en el juego de comparaciones sin sentido. Mantén siempre el enfoque en tus propios objetivos, la ética y la realidad.

Recuerda, en este tipo de benchmarking, compara tu empresa con competidores que tengan un tamaño y características similares a las tuyas.

➡️ Benchmarking estratégico

¿Qué pasa si decides subir a la cima de una montaña y contemplar el vasto panorama empresarial desde lo más alto?

Este enfoque de benchmarking es esencial para articular la visión y misión de tu empresa, establecer objetivos ambiciosos y desarrollar estrategias innovadoras para alcanzarlos. 

⭐ Te brinda la oportunidad de aprender de las experiencias de los principales actores del mercado y aplicar esas lecciones a tu propio crecimiento empresarial.

👀 ¿Riesgos? Sí, como cada empresa es única, lo que funciona para otros no siempre funcionará para ti. Evita la trampa de imitar ciegamente a otros y mantén siempre tu identidad empresarial y tus valores en el centro de tus decisiones estratégicas.

➡️ Benchmarking genérico

Explorar las estrategias de éxito de una amplia gama de sectores, sin restricciones ni limitaciones, eso es el benchmarking genérico 💯.

Desde la atención al cliente hasta la logística, este enfoque te invita a aprender de las experiencias de otros para inspirar e innovar en tu propio negocio. LO MEJOR: sin encasillarte en un solo sector ✅.

👀 OJO: Reiteramos que lo que funciona en un contexto puede no ser aplicable en otro.  No te distraigas con información irrelevante, enfócate en las ideas que realmente te pueden ayudar a mejorar tu negocio.

Cómo hacer un benchmarking digital paso a paso

Tu empresa, emprendimiento, negocio o marca, necesita contar con ciertos parámetros para llevar a cabo un benchmarking exitoso.

De ello depende que no te “vayas por las ramas” o que caigas en la tentadora subjetividad.

Así que vamos directo con los pasos necesarios en la aplicación de un benchmarking de negocios:

Paso 01: Ten objetivos de análisis.

Un benchmarking efectivo arranca por analizar la situación actual de tu negocio.

➡️ Al definir tus objetivos, estarás creando un marco sólido que guiará tu proceso de benchmarking hacia resultados tangibles. 

Paso 02: Haz la escogencia del tipo de benchmarking conveniente

Ya sabes lo que buscas, ahora decide a través de qué herramienta lo conseguirás.
Es momento de elegir la herramienta adecuada para alcanzarlas: el tipo de benchmarking. Esta decisión determinará la precisión y utilidad de tu análisis 🔍.

Te proponemos cinco preguntas clave que te ayudarán a tomar la mejor elección:

1.¿Prefieres enfocarte en evaluar y mejorar tus propios procesos internos? (Benchmarking interno)

2.¿Buscas identificar y adoptar las mejores prácticas en una función específica de tu empresa? (Benchmarking funcional)

3.¿Necesitas comprender y superar las estrategias de tus competidores en el mercado? (Benchmarking competitivo)

4.¿Te interesa alinear tus objetivos empresariales con las tendencias y demandas del mercado? (Benchmarking estratégico)

5.¿Buscas obtener una perspectiva general del desempeño de tu empresa sin centrarte en áreas específicas? (Benchmarking genérico)

➡️ Al responder estas preguntas, podrás seleccionar el tipo de benchmarking que mejor se ajuste a tus necesidades y te conduzca hacia la efectividad y relevancia de tus comparaciones.

Paso 03: Recopila y analiza datos

Para obtener insights valiosos, empieza por recopilar datos relevantes de manera exhaustiva. 

¿Cómo lo haces? Empleando múltiples canales: encuestas, análisis de datos internos y externos, y entrevistas. 

¿Cuáles son las métricas clave en que debes fijarte? 👀

Dependerá de tus metas con la práctica de benchmarking, pero por lo general se suele prestar especial atención a aspectos como satisfacción del cliente y eficiencia operativa.

➡️ Asegúrate de establecer datos comparables y significativos para una evaluación exacta, con ellos estarás listo para obtener información de valor y tomar decisiones informadas.

Paso 04: Ejecuta y monitorea

Los datos son la gasolina de tu motor empresarial 🔥. Ahora, es momento de PONERLO EN MARCHA. 

Comencemos a traducir esa información en acción diseñando una hoja de ruta que delimite cada paso, acción o tarea, alineándose con tus objetivos y metas. ¡No dejes margen para la duda!

✔️Antes de ejecutar, plan de acción detallado: Basándote en los datos recopilados en el paso anterior, incluye las actividades específicas que tu equipo debe llevar a cabo para implementar las estrategias que optimicen tus procesos.

✔️Asigna responsabilidades claras a los miembros de tu equipo: Claro, asegúrate de que cada uno entienda su rol en la implementación del plan de acción. Incentiva la colaboración y la comunicación entre los miembros del equipo para garantizar que todos estén alineados en sus esfuerzos.

✔️Utilización de herramientas de monitoreo: Para facilitarte la implementación utiliza herramientas que te permitan seguir de cerca el progreso de tus actividades y realizar ajustes según sea necesario. 

Ejemplo: Google Analytics para el análisis web, Hootsuite para la gestión de redes sociales o Trello para la gestión de proyectos.

Paso 05: Pulsa el botón de la optimización 

Ahora, es el momento de poner tus comparaciones a trabajar para ti.

¿Cómo? 💭 Al identificar áreas de mejora y alinear tus acciones con tus objetivos planteados anteriormente, estás sentando las bases para un ROI más sólido, un CPC más eficiente y una serie de métricas que reflejan el éxito de tu estrategia.

⭐Recuerda, el verdadero poder del benchmarking no radica solo en la comparación en sí, sino en cómo esta te lleva a incrementar la percepción de valor de tu marca.

Conclusión

Cuando se trata de benchmarking, más no siempre es mejor.

No temas experimentar y probar nuevas ideas. Recuerda, la verdadera innovación surge cuando te atreves a ir más allá de lo establecido 💡.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Nuestras Redes

NEWSLETTER

Suscríbete al blog